Roberta Iannamico: Todas las madres guardan la memoria de la primera

maxresdefault

Roberta Iannamico nació en 1972 en Bahía Blanca.Vive en Villa Ventana. Ha publicado varios libros, entre los que se destacan Mamushkas; El collar de fideos; El zorro gris, el zorro blanco, el zorro colorado; Tendal, Dantesco y Celeste perfecto. Para niños ha escrito Nariz de Higo, y adaptaciones de cuentos clásicos infantiles en la colección A leer con pictogramas. También es coautora de los libros de lectura En patines 1, y Los libros del Caracol 1, 2 y 3.

Su escritura tiene como espacio lo doméstico y posee un registro íntimo. La cotidianidad, los juegos de la infancia y la familia son una constante en su poesía. En ésta hay siempre una apelación al imaginario infantil, el cual oscila entre la experiencia autobiográfica y la anécdota banal. Usualmente ocurre con destellos de la realidad externa, imágenes antiguas, que se cuelan al poema de manera fragmentaria, sin articular la historia, pero rearmando un discurso poblado de referentes del pasado. Además, la relación con la madre está problematizada en la herencia familiar como destino insalvable.

En un viaje desde lo individual a lo colectivo, el yo lírico revisa sus relaciones familiares y su herencia genealógica, en correspondencia a quien ha llegado a ser. Con un humor irónico, se entrega a la reflexión de las condiciones históricas que modelaron las voluntades y los cuerpos de las mujeres de su familia. La escritura de Roberta es la mirada a la madre como futuro irremediable. A través de ella se revelan los mecanismos, actos y afectos que construyeron las subjetividades de sus predecesoras e hicieron que éstas interiorizaran la violencia cotidiana y la asumieran natural. Lo cual terminó por arrastrarlas por el camino de la inminente autodestrucción.

Aquí una selección de sus poemas:

De Mamushkas, 1999:

I

Una mamushka contiene en su vientre
la totalidad de las mamushkas
porque no hay mamushka que no tenga
una mamushka adentro,
madre hay una sola.

II

Las mamushkas dan a luz en la oscuridad
se asisten a sí mismas en el parto,
se parten
en pedacitos
que la hija ya mamushka
junta
 para hacer un cubrecama finísimo.

VI

Las mamushkas se callan cuando deberían hablar,
no pueden parar el murmullo que las habita,
nadan en el rumor
de las hijas creciendo.

VII

Cuando una mamushka duerme
la mamushka de su vientre vela el sueño
y canta para que la mamushka
de su vientre duerma.

X

Una mamushka nunca llevará vestido espumoso
pero sabe leer los pliegues de la seda,
como su madre

y la madre de su madre.

XX

Hay mamushkas que ponen huevos rosados
que contienen mamushkas
que ponen huevos rubios
o huevos verde agua
pero puestas a empollar
no hay gran diferencia.

De El collar de fideos, 2001:

Todas las madres
guardan la memoria de la primera
mi bisabuela se suicidó
cuando mi abuela tenía
siete años
–una traición de amor–
tomó el veneno y estrelló
la jarra contra la pared
delante de su hija
dicen que primero
se preparó
se pintó
se puso las alhajas
se peinó el pelo rubio
frente al espejo
sin dejar de mirarse
con ese gesto que repite
todos los días mi mamá
y que yo
estoy empezando
a repetir.

PERCHERONAS

Todas 
nos empezamos a parecer
a nuestras mamás

cuando pasa el tiempo,
nos ponemos grandotas
percheronas
la mirada
más hermosa
como de alguien que puede
defenderse de todo
como de alguien
que está enamorada de sí misma
en los momentos
de soledad.


Sobre la recomendación:

16244542_1842495245969056_1539131777_nLa selección de poemas y el comentario han sido elaborados por la Srita. Monserrat Acuña (Querétaro, 1994), quien es una entusiasta jovencita que, con la dedicación propia de su género, estudia el último semestre de la Licenciatura en Estudios literarios en la Facultad de Lenguas y Letras de la Universidad Autónoma de Querétaro. Ha demostrado su fino uso de la pluma en prestigiosas publicaciones como La Rabia del Axolotl, Revista Baquiana, Literalia, Monolito y Espora. Su discreta naturaleza le ha hecho interesarse en el estudio de la literatura y el ejercicio de la traducción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s