Ghazal of Body by Janet McAdams

mcadams_janet_medium

Nacida en Alabama, Janet McAdams es una poeta nativo americana y crítica de ascendencia escocesa, irlandesa y creek. Asistió a la Universidad de Alabama, donde recibió su licenciatura y maestría en la Escritura Creativa. En la universidad de Emory se recibió como Doctora en Literatura Comparada en 1996 con la disertación titulada La Sangre es un Mapa: Voces y Cartografías en la Poesía Nativo Americana Contemporánea. Ocupa la Cátedra de Poesía, Robert H. Hubbard, en Kenyon College. McAdams también ha trabajado como telefonista, cartógrafa, monitora de campamento, empleada doméstica,  cocinera y entrenadora física de personas con discapacidad. McAdams ha escrito dos poemarios:Feral (Salt Publishing, Febrero,2007) y The Island of Lost Luggage (University of Arizona Press, July 1, 2000). Algunos de sus poemas pueden encontrarse dispersos en la red.

Ghazal of Body

by Janet McAdams
for Wendy Singer

Teach me the story of the sleepless body.
Even the past is ugly, living as it does in the thick cells of my body.

I was lonely, all the long winter. Skin
the poorest fence between the cold world and my body.

The fisherman with his sharp hook, his taut line, a rod he is proud of.
Come to shore, I call, I have a handful of bread that might be your body.

Lace, you breathed against the window, and the ice let go,
ran down the glass into the house’s quiet body.

She said: When I gave him up, when I gave back the baby,
there was an empty space in front of my body.

No writ, no photograph, no stone with rules. Only memory,
running like a current of blood, through the creek of my body.

Copla del cuerpo

por Janet McAdams
para Wendy Singer

Enséñame la historia del cuerpo insomne
Incluso el pasado es repugnante, viviendo como lo hace en las espesas células de mi cuerpo

Estuve sola, durante todo el invierno. Piel
la cerca más pobre entre el frío mundo y mi cuerpo.

El pescador con su gancho afilado, su línea tensa, una caña de la cual se siente orgulloso.
Ven a la orilla, lo llamé, tengo un puñado de pan que podría ser tu cuerpo.

Encaje, respiraste contra la ventana y el hielo se fue,
corriendo bajo el vidrio hacia el cuerpo silencioso de la casa.

Ella dijo: Cuando lo entregué, cuando regresé al bebé
hubo un espacio vacío delante de mi cuerpo.

Ninguna escritura, ninguna fotografía, ninguna piedra con mandamientos. Sólo la memoria
corriendo como una corriente de sangre por el arroyo de mi cuerpo.


Sobre la traductora:

16244542_1842495245969056_1539131777_nMonserrat Acuña (Querétaro, 1994). Entusiasta jovencita que, con la dedicación propia de su género, estudia el último semestre de la Licenciatura en Estudios literarios en la Facultad de Lenguas y Letras de la Universidad Autónoma de Querétaro. Ha demostrado su fino uso de la pluma en prestigiosas publicaciones como La Rabia del Axolotl, Revista Baquiana, Literalia, Monolito y Espora. Su discreta naturaleza le ha hecho interesarse en el estudio de la literatura y el ejercicio de la traducción

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s