Paloma Guzmán: dejé morir tus plantas y tus canarios

Yo también

No traigo flores, sólo las palabras que nunca te dije. Estabas equivocada: mis amigos sí tenían clase, se alejaron sin decir que los echaste. Mi esposo no era mi príncipe, era el tuyo. Mis hijos no fueron mejores porque tú los educaste, sólo tenían miedo, igual que yo.

Cuando envejeciste, fue mi turno: dejé morir tus plantas y tus canarios. Alejé a tus visitantes, les llené de intrigas. Cuando te confiné en un cuarto, rompí tus fotografías. Desojé tu biblia. Regalé tu ropa.

En el final, me incliné a ver si respirabas. Nos miramos y la vida se agolpó en nuestras gargantas. Dijiste “Te perdono”. Tenía que haberlo dicho yo también.

Tom Cruise prendido de una cuerda

Por la noche, después de dormir a los niños, bajo la escalera hacia la alcoba y comienzo a evocar esos días antes de los biberones. Nada qué hacer, sólo jugar contigo. Hacía de cuenta que eras un guapísimo espía a punto de saltar desde un avión, pero te me aventabas a mí, ardiente. Rodábamos de un lado para otro dando tumbos sin control y nos revolcábamos sin desnudarnos, apenas descubriendo las partes necesarias. Justo después de suspirar, sin acomodarnos la ropa, nos lanzábamos del avión entrelazados. El recuerdo, del recuerdo me pone más y más dispuesta y cuando llego a la recámara te rodeo con mi cuerpo. Tu también te acuerdas; nos cubres a ambos con las sábanas y me preguntas: “¿Quién se te antoja, Tom Cruise prendido de una cuerda o Sean Connery en paracaídas?”


Sobre la auto12039652_1072621686089004_5688190867683741101_nra:
La renombradísma señora Paloma Guzmán nació el 7 de junio de 1966 en Querétaro, México, tierra de mujeres fuertes y delicadas fuentes.  Es madre, esposa, escritora por vocación (pues ella disfruta el delicioso deleite de las letras), alguna vez quiso ser lingüista y ahora se dedica con cariño a la docencia del inglés. Escribe en su mayoría cuento breve y de aventura, con muchos tropiezos hacia el maravilloso y encumbrado camino de la poesía. Es alumna eterna de todo taller literario a su alcance, de donde, a veces, la gradúan en contra de su voluntad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s