Explaining my depression to my mother: A conversation by Sabrina Benaim

Sabrina Benaim es escritora, performancera y maestra de arte. Reside en Toronto. Es miembro del Campeonato de Slam Poetry de Toronto. En 2015 representó a su ciudad natal en Women Of The World Poetry Slam. Sabrina ha escrito poemas para ESPNW, El Gobierno de Canadá y, más recientemente, hizo su debut en la televisión canadiense con Sport Chek, escribiendo y presentando la tercera entrega de su serie de videos #WhatItTakes Olympic Manifesto. Sabrina disfruta de romper estigmas, de conocer mujeres que ayudan a otras mujeres, y de los Toronto Blue Jays. Acepta cualquier invitación a bailar.

Explaining my depression to my mother: A conversation

Mom, my depression is a shapeshifter
One day it’s as small as a firefly in the palm of a bear
The next it’s the bear
On those days I play dead until the bear leaves me alone

I call the bad days “the Dark Days”
Mom says try lighting candles
But when I see a candle I see the flicker of a flame
Sparks of a memory younger than noon
I am standing beside her open casket
It is the moment that I learn everyone I will ever come to know will someday die
Besides Mom, I’m not afraid of the dark, perhaps that’s part of the problem

Mom says I thought the problem was that you can’t get out of bed
I can’t, anxiety holds me a hostage inside of my house inside of my head
Mom says where did anxiety come from

Anxiety is the cousin visiting from out of town that depression felt obligated to invite to the party
Mom, I am the party, only I’m a party I don’t want to be at
Mom says why don’t you try going to actual parties, see your friends
Sure I make plans, I make plans I don’t want to go to
I make plans because I know I should want to go I know sometimes I would have wanted to go
It’s just not that fun having fun when you don’t want to have fun Mom

You see Mom each night Insomnia sweeps me up in his arms dips me in the kitchen in the small glow of the stove-light
Insomnia has this romantic way of making the moon feel like perfect company
Mom says try counting sheep
But my mind can only count reasons to stay awake

So I go for walks, but my stuttering kneecaps clank like silver spoons held in strong arms with loose wrists
They ring in my ears like clumsy church bells reminding me that I am sleepwalking on an ocean of happiness that I cannot
Baptize myself in

Mom says happy is a decision
But my happy is as hollow as a pin pricked egg
My happy is a high fever that will break
Mom says I am so good at making something out of nothing and then flat out asks me if I am afraid of dying
No Mom I am afraid of living

Mom I am lonely
I think I learned that when Dad left how to turn the anger into lonely the lonely into busy
So when I say I’ve been super busy lately I mean I’ve been falling asleep on the couch watching SportsCenter
To avoid confronting the empty side of my bed

But my depression always drags me back to my bed
Until my bones are forgotten fossils of a skeleton sunken city
My mouth a bone yard of teeth broken from biting down on themselves
The hollow auditorium of my chest swoons with the echoes of a heartbeat
But I am just a careless tourist here

I will never truly know where I have been
Mom still doesn’t understand
Mom, can’t you see
That neither can I

Explicándole mi depresión a mi madre: Una conversación

Mamá, mi depresión se transforma
Un día es tan pequeña como una luciérnaga en la palma de un oso
al siguiente es el oso
En esos días me hago la muerta hasta que me deja en paz

Yo le llamo a los malos días “Días Oscuros”
mamá me dice: intenta encender velas
pero cuando veo una vela, miro el parpadeo de una flama
destellos de una memoria más joven que el mediodía
Estoy de pie junto a su ataúd abierto
Es el momento en que aprendo que toda persona que conozca, un día morirá
Además, mamá, no le tengo miedo a la oscuridad, tal vez eso sea parte del problema

Mamá dice: pensé que el problema era que no podías salir de la cama
No puedo, la ansiedad me tiene como un rehén dentro de mi casa, dentro de mi cabeza
Mamá dice: ¿de dónde salió esa ansiedad?

Ansiedad es el primo que vino de visita a la ciudad y la depresión se sintió obligada a invitar a la fiesta
Mamá, yo soy la fiesta, sólo que soy la fiesta en la que no quisiera estar
Mamá dice: ¿por qué no intentas ir a fiestas de verdad, ver a tus amigos?
Claro que hago planes, hago planes aunque no quiero ir
Hago planes porque sé que debería querer ir, sé que a veces me hubiera gustado ir
Es sólo que no es tan divertido ir a divertirse cuando no te quieres divertir, mamá.

¿Sabes, mamá? Cada noche el insomnio me levanta en sus brazos y me deja en la cocina a la luz del horno
El insomnio tiene esa forma romántica de convertir a la luna en la perfecta compañía
Mamá dice: intenta contar borreguitos
Pero mi mente sólo puede contar razones para permanecer despierta

Así que salgo a caminar, pero mis rodillas tiemblan como brazos fuertes con muñecas frágiles que sostienen cucharas de plata
Estas resuenan en mis oídos como campanas de iglesia que me recuerdan que estoy caminando dormida sobre un océano de felicidad
en el que no puedo bautizarme

Mamá dice: la felicidad es una decisión
pero mi felicidad es tan hueca como un huevo agujereado
Mi felicidad es una fiebre tan alta que va a estallar
mamá dice que soy tan buena haciendo una tormenta en un vaso de agua
y luego, de repente, me pregunta
si tengo miedo a la muerte

No, mamá, tengo miedo a vivir
mamá, estoy sola
Creo que cuando papá se fue, aprendí a convertir la rabia en soledad
y la soledad en mantenerme atareada
así que cuando digo que he estado muy ocupada últimamente, quiero decir
que me he quedado dormida en el sillón viendo Sports Center
para evitar ver el vacío de mi cama

Pero mi depresión siempre me arrastra de vuelta a mi cama
hasta que mis huesos son fósiles olvidados de una ciudad cubierta de esqueletos
mi boca es un cementerio de dientes rotos por morderse a sí mismos
el auditorio vacío de mi pecho se desvanece con los ecos de un latido
pero aquí, soy solamente una turista descuidada
Nunca sabré en verdad dónde he estado

Mamá sigue sin entender
Mamá, ¿qué no ves?
Tampoco yo puedo entenderlo.


Sobre la traducción:

16245004_10155046028882922_1412670157_oAnaclara Muro (Zamora, 1989). Después de decidir dedicarse a la eminente carrera de Letras Hispánicas, cultivó su formación en la creación literaria. Heredera de la tradición de la bucólica poesía, se desarrolló en el guionismo y otras artes. Participa con entusiasmo en el Slam Poético Queretano, Horizontal. Taller de escrituras y Lucha de Escritores Anónimos. En algunos momentos, en medio del ajetreo de la vida cotidiana, se detiene a traducir bellas poesías.

16244542_1842495245969056_1539131777_nMonserrat Acuña (Querétaro, 1994). Entusiasta jovencita que, con la dedicación propia de su género, estudia el último semestre de la Licenciatura en Estudios literarios en la Facultad de Lenguas y Letras de la Universidad Autónoma de Querétaro. Ha demostrado su fino uso de la pluma en prestigiosas publicaciones como La Rabia del Axolotl, Revista Baquiana, Literalia, Monolito y Espora. Su discreta naturaleza le ha hecho interesarse en el estudio de la lengua y el ejercicio de la traducción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s