De pibes chorros, chongos y cumbias: La Virgen Cabeza de Gabriela Cabezón Cámara

9789877120325

Autor: Gabriela Cabezón Cámara
Título: La virgen cabeza
Editorial: Eterna Cadencia
Año: 2009

No hay mal que dure cien años, ni mucho menos bien que aguante las demandas del capitalismo. La novela con la que debutó Gabriela Cabezón Cámara, en el 2009 bajo el sello de Eterna Cadencia, cuenta la historia de Qüity, ex estudiante de letras clásicas convertida en periodista policial, quien necesita una historia para ganar el premio de la Fundación del Novoperiodismo. Eso la lleva a emprender un viaje junto a Daniel, funcionario de la SIIDE, a la villa “El Poso” donde ha ocurrido un milagro: una travesti llamada Cleo, capaz de comunicarse con la Virgen, ha emprendido gracias a su consejo un plan para sacar la miseria de la villa y convertirla en una utopía autosustentable (al menos por un tiempo limitado).

El argumento de la historia puede resumirse en la transformación del espacio: el Poso deja de ser un no-lugar de marginalidad y violencia para convertirse en una comunidad pacífica y autosustentable. La posibilidad de organizar la comunidad, sacar a las pibas de la calle y a los pibes de las drogas mediante el divino consejo de una Virgen villera. Las voces que enuncian los 25 capítulos de la narración (20 por Qüity, 5 por Cleo) se tejen para contarnos la historia de esta pareja que echará mano del recuerdo –a veces feliz, otras trágico– del rayito de esperanza que alguna vez hubo en los corazones de los pibes chorros de la villa.

¿Cómo es posible hablar del amor reproductivo en un mundo de sexualidades disidentes como el planteado en la novela? Cabezón Cámara pone en marcha la propuesta queer al construir a sus dos personajes: Qüity, una periodista lesbiana, se enamora de Cleo, una travesti que sufrió violación, maltratos y pederastia. Las identidades binarias impuestas por el patriarcado se ven trastocadas para hacer posible la reproducción dentro de un amor homosexual. La escritura de Cabezón Cámara se sitúa desde la militancia por la diversidad de géneros y, como tal, denuncia y muestra algunos de los mecanismos de la violencia patriarcal.

La novela funciona como una collage de pobreza, dolor, humor, cumbia, reaggeton, pibes, cholas, drogas, carpas y ratas que irremediablemente resultará en una masacre, porque algún ricachón sobrevoló la villa en su helicóptero y al verlos tan felices pensó que no lo merecían. Los villeros les harán atravesar con inteligencia de la tristeza a la risa; de la nostalgia, la rabia y el odio, a la emoción y el éxtasis de la cumbia, las plegarias, el alcohol y el sexo. Mucho sexo. Un relato que mira de frente el abismo de la marginalidad. Hecho de pura materia enloquecida de azar, igual que la vida, como diría la protagonista. Les recomiendo leer esta novela con la certeza de que el único consuelo es que a Qüity y a Cleo lo bailado no se los quita nadie.


Sobre la reseña:

16244542_1842495245969056_1539131777_nMonserrat Acuña (Querétaro, 1994). Entusiasta jovencita que, con la dedicación propia de su género, estudia el último semestre de la Licenciatura en Estudios literarios en la Facultad de Lenguas y Letras de la Universidad Autónoma de Querétaro. Su discreta naturaleza le ha hecho interesarse en la crítica literaria. Disfruta especialmente de recomendar libros a sus amigas en El Periódico de las Señoras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s