Paula Muñoz Inclán: Me dijo Perra

Qué bonito cantas

 

Tienes el peso de una piedra

en un zapato

en tu garganta

 

quise decir gaznate

entonces cantas.

 

Qué bonito

debe ser

pensar mientras te ahogas,

cantar,

sentir que gritas

y apenas

 

¡ya sé!:

eres un fantasma

 

y qué bonito

qué bonito

qué bonito

cantas

 

Me dijo Perra

La madre de Lucrecia ha sido tan perra que Lucrecia se toma a mal todo lo que viene de ella, de su madre. El otro día, la madre le dijo que tanto ella, Lucrecia, como Rigoberta, la perra, son hembras, y por lo tanto son potencialmente autosuficientes, a diferencia de sus hermanos, hermanos de Lucrecia, hijos de la misma perra.

Lucrecia triunfó con risa a pesar de la amplitud de la mordida de la perra que tiene encima. Rigoberta, bueno, es un perro enano. Una perra enana. Muy molesta, la conozco.
Hembras, me dice Lucrecia a la hora de comer. Me dijo perra. Yo casi no puedo evitar seguir pensando en que mi güey ya no es mi güey y no me quiso tanto como yo a él. Me da igual quién de los dos es hembra. Quién de nosotros ladra, como yo, y quién de nosotros no. No dice nada.

Las perras no parecen mamíferos a las tres de la tarde como las vacas o las putas o las pendejas. Sabemos que lo son porque a veces paren y amamantan. Es mejor ser una perra silenciosa y mirar la luz del foco de la calle que se mete por mi ventana.

Coherencia

Me parece igual de coherente volver a nacer o haber nacido después de la muerte que no hacerlo con el cuerpo ni con la mente ni con el nombre ni con el rostro ni con el agua ni con los pies helados a las tres de la mañana ni con la preocupación ni con la forma de llamarla en lugar de angustia o maternidad en lugar de pose, posesividad o como se pinches llame ser más de una persona, hablar con alguien. Ni con las ganas de llorar que nada más se quitan llorando ni con las ganas de llorar que no se quitan ni con el llanto ni volver a nacer con el puro llanto de la otra vez. El llanto, el dolor, para qué volver a nacer y dar las gracias. Pero gracias. Así me enseñó mi madre.


Sobre la autora:

1010870_10152092523558102_306700156_nPaula Muñoz Inclán (Querétaro, 1980) Esta cándida señorita es periodista, promotora cultural y poeta. Parte de su inspiradora obra ha sido publicada en presitigiosas antologías y revistas de circulación local, nacional e internacional como Besar de Lengua, Embutido de poetas y Poesía en sí. Pertenece al catálogo de escritores del Fondo Editorial Tierra Adentro. Se formó en Filosofía de Lenguaje en la Universidad de Buenos Aires, lo que no la privó de bailar algún tango. Entre sus faenas cotidianas, ha reseñado y prologado obra literaria tanto de escritores en México y en Argentina . También ha colaborado con la bella profesión de la docencia de Español y Literatura.


Ilustración de @And333n

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s