LaBala y Lucrecia Masson: morras que cogen rico

La Redacción de El Periódico de las Señoras se acercó a platicar con unas hermosas señoritas que suelen deleitarse en las mejores galas luciendo sus mejores pasos de baile: Alejandra Labala Rodríguez y Lucrecia Masson. Ellas conjugan con delicada armonía el arte y el activismo.

Nos encontrábamos en una hermosa terraza. Labala conversaba sobre una sociedad hipócrita en la que todo el mundo consume porno, pero se espanta al escuchar letras del reggaeton. Descubra a continuación lo que se dijo esa velada:

 

LaBala. Las líricas en donde se habla de deseo son vulgares, dicen que es naco, porque es un ritmo negro, de barrio, donde hay morras que desean y todos es como reggaeton baby.

Redacción. Siempre que bailamos reggaeton en las fiestas, el mundo nos cuestiona. O sea, pero si son feministas, ¿cómo bailan reggaeton?

LaBala. Es totalmente compatible. La Lucre lo viene diciendo: abajo, lento, lento.

LaLucre. Es claro que las feministas podemos bailar reggaeton, me parece que hay un señalamiento muy ensañado con el reggaeton y eso tiene que ver con una cuestión racial y de clase. Creo que el gran problema del reggaeton es que es música negra. Todo esto tiene que ver con que sea señalada como horriblemente machista, cuando escuchamos todo el tiempo música horriblemente machista. Probablemente la mayoría de la música es así. Y música que entendemos como super respetable, la pregunta sería por qué esta música es respetable y otras no. Creo que hay letras horrorosas en cualquier estilo musical. ¿Por qué no se le pone el acento ahÍ?, ¿por qué no se mira ahí y sí en el reggaeton? Yo lo bailo, lo bailo sin culpa, me encantan todas las guarradas que dice y me encanta que el reggaeton sea hecho por personas de barrio, por personas negras y también me dan ganas de así se quede. Que tampoco se convierta en un fenómeno blaquizado

Redacción. Gentrificado

LaLucre. Y que no se convierta en un fenómeno, sí, gentrificado y blanquizado, por lo tanto higienizado. Incluso, a veces me pregunto hasta qué punto puedo yo responder de esto, hablar de esto, que no soy de las comunidades de donde surge el reggaeton. Pero bueno, vengo del sur de Argentina y ahí el reggaeton nos llegó hace unos cuantos años, o sea, no es la cumbia que sí la sentimos muy de ahí, entonces, me estresa ese cuestionamiento, de si puedo yo hablar de reggaeton.

LaBala. A pesar de eso hemos hablado mucho

LaLucre. En corto sí, podemos hablar, hablamos mucho.

LaBala. Pero sobre las morras, cómo aparecen en la lírica del reggaeton y está todo el tiempo el tema de morras que gozan, morras que quieren más, morras que cogen rico.

Redacción. O sea, ¿cómo el deseo que se está enunciando?

LaBala. A lo mejor tocaría cantarlo más nosotras, producirlo más nosotras.

LaLucre. Claro.

LaBala. Pero de entrada, el reggaeton habla de mujeres deseantes.

LaLucre. Mujeres que se vienen.

Redacción. Y que cogen chingón.

LaLucre. Que cogen, que se vienen, que quieren más. Yo pienso que no escuchamos en otras músicas sobre orgasmos de mujeres, no escuchamos de eso concretamente. Entonces, ¿tan malo será para las mujeres el reggaeton? Cuando, justamente ningún otro género musical toca ese punto.

LaBala. Eso está bueno.

Redacción. Está muy chingón.

LaLucre. Te dicen, ay, el reggaeton es lo más machista del mundo, bueno, otros géneros que hablen de tipas que gocen totalmente, de tipas que se vienen, que nombran claramente el orgasmo. Lo que cuentan las letras son encuentros sexuales muy puntuales, en ningún caso hay una construcción de amor

LaBala. de te amo.

LaLucre. Claro, cojo porque te amo, mañana te voy a seguir esperando, no al contrario, son tipas que

Redacción. como que andaban calientes.

LaLucre. Sí.

LaBala. Como que ahora, y luego si no estás, va va va que eso está bueno.

LaLucre. Claro! Bien calientes y punto.

 


 

lucreciamassonLucrecia Masson nació en la lejana y maravillo tierra de la Pampa Seca, Argentina en 1981. Dedica sus preciosos días al activismo, es feminista. Junto con otras hermosas autoras, vertió sus bellas letras en el libro   “TRANSFEMINIMOS” (Editorial Txalaparta. Compilado por Miriam Solá y Elena Urko), su capítulo trata el tema del “Activismo gordo”. Publicó en 2014 la plaquette epistemología rumiante.

11080621_1558274991088856_5674867381221602138_oAlejandra Labala Rodríguez nació en 1986 en la bella ciudad de La Paz, Baja California Sur. Es una talentosa performancera y activista, también hace videos de posporno, con todo el recato propio de una señorita. Si el ambiente es acogedor, Labala se desnuda para ejecutar sus performances. Está sumamente comprometida con el activismo gordo. Estudió sociología y ha aportado sus valiosos conocimientos en el colectivo feminista Degeneradas y en la ONG Ddeser.

 


Foto: Anaclara Muro

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s