Natalia Figueroa: querer dar ternura y no ser tomada en serio

Sara

Últimamente no duerme bien:
piensa demasiado en el sexo
y en la independencia económica.

La templanza emocional
no nutre caracteres desquiciados
o románticos.
Actitudes pueriles
de cuando quiso mejorar su entorno.

A punto siempre de borrar
entrar al lugar del que ya indagó
seducida por la idea de rebajarse.

Problemas de sensibilidad en los pechos:
no siente como antes.

***

 

Venecia

No te gusta Venecia,
eso es nuevo para mí.
A las calles entra el agua y es difícil cruzar
respondes sin interés. La tierra firme es lo tuyo.
Estamos en una pausa e imagino tomarte
y cruzar aunque caigas  por una escalera, ver cómo te afirmas.
Entrar como el
acqua alta y aislarte en una banca
hasta bajar. Hundir tu ciudad, un poco.

***

El bautizo

La mujer de mi hermano dará a luz.
Cuando tenía dos meses de embarazo
y lancé mi candidatura de madrina, sonrieron.
Me imaginé cuidando a esa niña
llevándola a juegos, dándole tiempo
pensé que de eso se trataba. Pero no la bautizarían
y es que la iglesia les importa demasiado
por oposición. Dije
hay tradiciones bonitas más allá del canon,
así la protegerán contra males como el de ojo
soy supersticiosa. Lo consideraron.
Días después llegó mi hermana
contando que ella sería la madrina.
Me alegré de verla contenta,
fui al baño, conté hasta diez y luego volví
a contar. Es tonto, pero pasa
querer dar ternura y no ser tomada en serio.

Mamá dice que soy especial, que me disculpen.

***

Legado

Mi bisabuelo sembró en su hija
el temor de despertar desolada
y la eterna nostalgia por una Génova
cultivada por él y su familia
antes de que lo enviaran al frente.

No le contó que aprendió a mirar los muertos
como un paisaje a medida que la sangre se
acumulaba en porciones
De los gases convertidos en espuma
escapando por narices, bocas, anos.
Que espantó moscas azules
peleando el sitio justo para dejar sus huevos
en los cadáveres
De la piel desprendida y el pelo.

Le habló de campos de olivos;
no de la vegetación muerta
que rodea a los cuerpos
incremento de carbono y fósforo.

Contó la historia como un cuento
para ir a dormir
así me la contó ella:
mi padre fue atrapado en el frente
escapó con un amigo
sobre el techo de un vagón
durmieron y cuando mi padre despertó
su amigo ya no estaba.
Cayó del tren, murió.

Ni siquiera se le ocurrió pensar
que a su amigo no le gustaban las despedidas.

***

 

Caracol

Mi caricia le gusta
llena mi mano de baba
y casi sale por completo de su concha.

Vivimos juntos
se llama Nano
su casa es un gomero
explora la habitación

Nos descubrimos

***

Nano

Lo tuve, y se me murió. Jugué con él: rodó tres veces por el suelo. Debo hacer algo antes de que los carroñeros lleguen. No lo tomé en cuenta cuando al tocarlo en sueños me dijo: “déjame tranquilo”. Y por mí se trizó su concha hasta que fue inútil sellarse, ya que el calor entraba por la abertura y además, al mover la planta le di el toque de gracia contra una piedra en la que se quedó de lado, sin fuerzas ya para cargarse. Antes disfruté al contar cómo descubrí las costumbres de los caracoles, la manera que tienen de investigar objetos nuevos, sus largos coitos penetrando y dejándose penetrar hasta lanzar y recibir la flecha espiral de calcio.

Su cadáver está sobre mi velador.

Esto es lo que le hice a Nano

Y tú quieres que me quede contigo.

***

 

Primavera

Tom y Marie viajan por el mundo en busca de orquídeas.
Hablan de la inteligencia de estas flores
de los aceites y perfumes que producen para atraer insectos.
Capaces de engañar a las moscas
soltando olor de cadáver
y de atraer a las abejas con fragancias idénticas a las de sus hembras
imitan su forma, color y textura:
la abeja intenta aparearse con ellas
entra en contacto con la antera
llevará los polineos de una flor a otra
en sucesivos intentos coitales.

– Cada flor produce un aroma levemente distinto
– Tienen como nosotros diferentes rostros.
– Supongo que las cultivan en casa.
– No, son flores delicadas
nuestro país es frío.

Hemos llegado a la isla.
Entre las piedras montones de orquídeas
aparecen, se marchitan
La formación de individuos nuevos está asegurada:
las abejas andan como locas
el polen se ve en el aire
hacia el sol se orientan las flores.

Sí, es difícil convertirse en la tierra, la roca y el aire
necesarios para cultivar esta flor.
Hay que inhibir el impulso de regarlas
entender que la humedad no es lo mismo que el agua
disponerla para que reciba en la mañana el sol
y si en las noches de primavera baja la temperatura
cubrirla con papel de diario.
Hay que saber qué necesita
sólo tocándola
pero sobre todo
hay que estar dispuesto a dejarla
a sacársela de la mente
para que pueda florecer.

No es fácil cultivar una orquídea
aprender a darle vida a una planta
que recién al tercer año dará la flor.
El exceso de cuidado la arruina.
Pero si pese a todo
se está dispuesto
a olvidar lo que ya se sabe de jardinería
tal vez sea posible estar ahí
la mañana en que con el sol
se levantarán sus pétalos
Asistir a la vibración final
ese ajuste liberado en el aire.

No es fácil cultivar una orquídea

Espero en mí, en ti ese momento
Como Tom y Marie
cada primavera.


19359117_10158785311815034_1775894010_oNatalia Figueroa (La Serena, Chile, 1983). Esta hermosa y talentosísima jovencita es poeta, doctora y magíster en Literatura. Su libro de poemas Una mujer sola siempre llama la atención en un pueblo (Das Kapital, 2014), obtuvo el prestigioso premio a la Mejor Obra Literaria publicada en poesía 2015 del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes. Editó con elegancia Tierra incógnita (2012), una muestra de la poesía de escritores vinculados a la bella ciudad de La Serena, y fue directora de la célebre Revista de literatura y política 2010. Docta en labores del arte poético, ha traducido desde el griego moderno, Diarios de exilio (Cuadro de Tiza, 2015) y Canción de mi hermana (Bordelibre Ediciones, 2016), ambos de Giannis Ritsos. Fue coorganizadora del afamado Encuentro de escritoras Islas Nuevas, además, organiza el encuentro bianual de poesía en La Serena, Poemas para náufragos y viajeros. Su reconocido libro de poemas será publicado en España en 2017 por Ediciones Liliputienses, donde lo esperan con ansias y gran expectativa. A nosotras nos da envidia y alegría inmensas.

La imagen destacada fue obtenida de internet y fue hecha por Flavia Zorrilla

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s