Zel Cabrera: los cabellos se van a la basura

 

Cortarse el pelo es despedirse

 

Toma un mechón de pelo mío en un puño.
Arriba, el cielorraso se arquea
como las costillas de una ballena destripada.
Me siento en una silla en el rellano.
Me dice: “No te va a doler ni un poco.”

Robin Myers

 

Visitar al peluquero,

es un ritual de despedida,

para aquellos que creemos

que el amor a veces viene

con salidas de emergencia.

Cortarse el pelo es despedirse

es decir adiós para uno mismo

mientras te acomodas

en el peculiar silloncito

y esperas a que un par de manos

hagan el resto.

 

Cortarse el pelo es dejar algo

que creció en tu cuerpo,

a la voluntad

de un peluquero que da forma

a lo que ya no tiene una.

 

Lo mismo en la cabeza

en el corazón, nos crecen

cosas que no pueden seguir siendo,

puntas maltratadas, orzuela,

resequedades.

 

Las tijeras son una goma

borrando los lugares

en los que la memoria

ya no paseará.

 

Y los cabellos se van a la basura,

terminan en un cesto

(como los recuerdos,

como aquellas cartas,

los besos, las promesas),

se mezclan con otros cabellos,

de otros que vinieron a que alguien

les ayude a olvidarse de alguien,

sí, a deshacerse,

de aquel exceso.

 

La historia dice que cuando Dalila

peluquera insomne, cortó la melena de Sansón,

este perdió cualquier ápice de fuerza,

el gran gigante se volvió un niño debilucho,

como cualquiera.

Yo me corto el pelo (también)

para que el dolor de la pérdida,

se debilite. Y como un Sansón

debilitado el recuerdo,

poco a poco deja de embestirme.

 

Soy cualquiera que quiere olvidar,

me corto el cabello

y mi fuerza se afianza

en lo que ya no tengo,

en la ligereza de andar por la vida

con el cabello un poco más corto.

más lejos del desamor,

cerquita del olvido que busco,

al visitar un martes

una peluquería.

 


Sobre la autora:

30223702_834983873369554_286431749_oZel Cabrera (Iguala de la Independencia, Guerrero, 1988) Esta encantadora jovencita es becaria del célebre Programa de Jóvenes Creadores del FONCA (2017- 2018). También fue becaria de la prestigiosa Fundación para las Letras Mexicanas, en el área de la bella poesía durante el periodo 2014-2015. Obtuvo el Premio Estatal de Poesía Joven en el 2013, convocado por la Secretaría de Cultura del Estado de Guerrero. Vertió hermosas poesías en las plaquetas de Naufragios (La tarántula dormida, 2011) y de Troya sobre una muralla (Editorial de Otro tipo, 2015). Algunos de sus más inspirados poemas están publicados en selectos medios nacionales como Casa del Tiempo, Luvina, Confabulario y Tierra Adentro. Por lo demás, da los mejores consejos de belleza.

 


La imagen de portada es de Carolyn Galvin.

Anuncios

2 comentarios en “Zel Cabrera: los cabellos se van a la basura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s