Maricela Guerrero: Este es un Cuaderno de curarse que pondría en cada botiquín

Yoko, ¿qué hiciste para no desmoronarte en los ochentas?

por Maricela Guerrero

Resultado de imagen para cuaderno de curarse rosario loperena

 

Título: Cuaderno de curarse
Autora: Rosario Loperena
Año de publicación: 2018
Editorial: El Humo

Cuaderno de curarse de Rosario Loperena, Ediciones El Humo, Querétaro, 2018; es un hermoso libro que, con ilustraciones de Irasema Fernández, trata de temas como la restauración, el cuidado, el llanto; pero sobre todo, trata sobre cómo habitar el mundo, cómo estar totalmente y cómo acompañarse a una misma, cómo hacerse una casa. Es un libro de la esperanza y la alegría: también, es un libro que se desmorona.

Hogar es una línea
Hogar es mi teléfono celular repleto de notificaciones
Hogar es la tibieza del pensamiento en calma
Hogar es distinguir la voz de mi perro entre los 18 ladridos en el edificio
Hogar es saber que el alma es un mueble portátil plegable sumergible de uso rudo, desechable también
Hogar es la telepatía antes del mensaje
Hogar es cualquier hoja en blanco
Hogar es colocarse los audífonos
aunque no esté sonando nada

Hay un nodo verbal en el poema, en los nervios de los versos que componen este libro que nos permiten percibir un cuidado de la persona a la persona que escucha o lee, un acompañamiento por motivos dolorosos con la intención de transitarlos hacia otros espacios o bosques o ríos de aguas más mansas, es una voz que acompaña por las tinieblas con la sabiduría de la impermanencia en la que todo se transforma y no hay nada estático. La voz de estos poemas reunidos comparte ese mundo creado para la exploración desde la ética amorosa y la conciencia del cambio y la transformación; desde la sabiduría de mujeres que nos anteceden y que, a su manera, nos comparten remedios, mantras, voces amorosas y compañía. Las llamadas a Yoko, son la cercanía y la búsqueda de experiencias ajenas para desmoronarse y poderse hacer una casa. El diálogo es una de las estrategias discursivas más valiosas de este libro porque nos permite la cercanía y la duda, como en estas enumeraciones:

Lo sublime del pensamiento que nunca se alcanza. Los intentos. 
Lo que no sabemos cómo llegó a ser lo qué es.
Lo que no intuimos que alguna vez pensamos. 
El proceso que sólo puede mirar el alma cuando está completamente quieta. 
La pérdida del habla .
Una nueva habla sin la boca. 
El quinqué que se ha prendido por adentro 
de uno 
que iluminó los sótanos y encontró al monstruo debajo de la cama. 
El monstruo que me aterra porque tiene mi cara
y mi voz y me mira mirándome por dentro. 
Mirar el finísimo hilado del destino sin intentar jamás nombrarlo. 
Mirar y entender para nunca tener que decirlo a nadie en alto. 
Guardar más allá de la nuca lo intraducible del camino. 

Desde la atenta escucha y la serie de ejercicios que ese personaje lumínico ofrece, estos poemas exponen un hermoso acto de amor. Este libro es amoroso, sabio, y sobre todo, indagador de los procesos de germinación y crecimiento de naturaleza, situaciones e ideas para reconocer qué sí propicia la vida y qué la locura, es un libro que asume su responsabilidad ante los acontecimientos y actúa para moverse hacia nuevas situaciones. Es un libro reflexivo, medita sobre las relaciones con la naturaleza, la historia, las personas, incluyendo a la persona quien inicia el diálogo o deja mensajes en la contestadora. La voz de este libro acude a una Yoko interior para preguntarle con absoluta humildad qué es lo que ella hubiera hecho ante una situación devastadora como el desmoronamiento. En ese sentido, la voz asume desde la maravilla de la duda, las respuestas que cada quien trae dentro.

Piense profundamente en la piel que recubre sus huesos. Imagine que ella está llena de todas sus experiencias.
Que esas experiencias son escamas pequeñitas.
Imagine que desenrolla la piel que recubre sus huesos.
Imagine que se descama del tiempo.
Imite a la sirena que se depiló la cola y caminó cantando.

El estilo de este libro es pura belleza, las imágenes que lo acompañan son una delicadeza para los poemas y para quienes leen. Sin duda, este poemario de Ediciones El Humo, medita e invita a la contemplación de un mundo personal que se derrumba y se levanta constantemente, que acepta y suelta los cambios mediante la respiración y el amoroso arte de vivir. Invita a la escucha, a inventar mantras personales para presenciar los cambios que se dan a en diversos niveles de los versos y ejercicios de este cuaderno.

Ejercicio 1:
¿Que hicieron todos esos héroes, que hicieron las mujeres, los guerreros, las embarazadas, las iluminadas, los revolucionarios cuando tuvieron ganas de morirse?
Se hicieron de mantras privados para repetir en los momentos en que la pulsión ya no permite levantarte.
Barthes escribió un discurso en fragmento-pero él es caso aparte—
Hacer mis propios mantras:
Pensar en un pomelo.Pensar en un pomelo.
Pensar en un pomelo.

Si durante mucho tiempo se intentó desde cierta cátedra hacernos creer que la literatura no tiene ningún objetivo más que ser literatura; a fuerza de encontrarnos con literatura que expone, que dialoga, que critica, que acomoda, también sabemos que hay libros que crean estrategias para sobrevivir y para ir con vocación de alegría por la vida. Este libro nos permite considerar los cambios y la vitalidad con paciencia, pensar en largos, hermosos y creativos procesos, en estadios de la vida en el mundo desde la primera estrella.

Este es un Cuaderno de curarse que pondría en cada botiquín, en cada cajón de las medicinas de cada casa, porque acompaña amorosa y serenamente en los desmoronamientos; destila vitalidad y presencia para percibir los procesos del mundo; y concibe las relaciones con el dolor como impermanentes y transitables. Este es un libro que esperanza en las palabras de esa Yoko que genuinamente sabe que las cosas pueden ser distintas, y que cada persona puede ser su propia casa. Por si fuera poco, este libro además de las hermosas ilustraciones trae una playlist que puede descargarse aquí:


Sobre la reseña:

maricela-guerreroMaricela Guerrero (Ciudad de México, 1977).  Estudió la eminente carrera de letras hispánicas en la UNAM. Ha vertido la música de sus palabras en los poemarios Desde las ramas una guacamaya (Bonobos / CONACULTA, 2006), Se llaman nebulosas (Fondo Editorial Tierra Adentro, 2010), Kilimanjaro (Mano Santa, 2011) y .Peceras (Filodecaballos, 2013). En 1998 y 2000 obtuvo el  primer premio en el prestigiosísimo Certamen “Después del Discurso” (dentro de la Cátedra  Extraordinaria Sor Juana Inés de la Cruz). En 2008 y 2010 la finura de su pluma le hizo acreedora de la beca para Jóvenes Creadores del FONCA. Recientemente su obra poética fue laureada con su ingreso al SNCA. Es posible encontrarla deleitando a todos con sus poesías en las galas más importantes de la capital.


Nota: La imagen de portada fue extraída de internet y es un gif realizado por Romina Cazón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s