Frydha Victoria: no reconocer las orillas de mi carne

  estoy quebrando mi cuello sobre una cama de cristales entierro cada uno en la epidermis del cuerpo luego más hondo, estallan los folículos, los vasos sanguíneos   alguien observa, -reconozco al hombre que aplaude el espectáculo de la sangre- continúo con la espalda, después las manos me desgarro la lengua en un grito él …

Sigue leyendo Frydha Victoria: no reconocer las orillas de mi carne

Anuncios

Alejandra Labala Rodríguez: Me he casado contigo madre

  Me he casado contigo madre, primero yo tu esposo y luego tú el mío. Cuándo fue la última vez que las camas contiguas, las cosquillas en las ingles, los abrazos largos. Esto nos antecede, recuerdo mi abuela una vez viuda dijo que su mejor marido fue su hija mayor, la única vez que la …

Sigue leyendo Alejandra Labala Rodríguez: Me he casado contigo madre

Lola Quai: el hijodeputa me dice señora

Las cosas que nos rodean Samsung Sony Toshiba Samsung como los chicos no estaban aprovechamos para pelear todo el fin de semana Samsung Toshiba Philco del quincho y la pileta a la cocina hasta el baño Philips Braun un L´Occitane en el living nos dijimos de todo HistoriaUniversaldela Elcorazóndelas DoñaFlorysusdos nos dijimos cosas y cosas los días …

Sigue leyendo Lola Quai: el hijodeputa me dice señora

Sara Montaño Escobar: Mi madre ya no estira su cuerpo esperando ser más grande para sentirse amada

TRISTEZA Pezón de abuela que alimentó la boca de mi madre. La nana está muerta. Un río de escarpines fluye en la vértebra desnuda de la noche. Sus manos ya no extraen del infinito el apocalipsis. Mi madre ya no estira su cuerpo esperando ser más grande para sentirse amada. Sus labios son un hipódromo …

Sigue leyendo Sara Montaño Escobar: Mi madre ya no estira su cuerpo esperando ser más grande para sentirse amada

Elsa M. Treviño: verter al río sus víctimas como bultos

Siete cadáveres   Siete cadáveres fueron vistos navegando río abajo. Iban atados y, de lejos, era como si sus superficies verdes y blancas y amarillas se tomaran de la mano. Tumbados boca arriba en su danza acuática, ellos no sabían que sus ropas ásperas estaban rasgadas ni que estaban muertos. Sabían, en cambio, que el …

Sigue leyendo Elsa M. Treviño: verter al río sus víctimas como bultos